Una vez más los países de Asia ocupan los primeros lugares en educación a nivel internacional.

Singapur domina ampliamente en los resultados divulgados este martes del Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos, PISA por sus siglas en inglés.

Las pruebas, que se realizan cada tres años, midieron el desempeño en ciencias, lectura y matemáticas de más de 500 mil adolescentes de 15 años en 72 países.

A pesar de algunas mejoras en ciencias y matemáticas, por ejemplo, en Perú y Colombia, los países de América Latina siguen teniendo un desempeño muy lejano al de las naciones a la cabeza.

La mejor posición fue para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con el lugar 38 en ciencias, y la peor para República Dominicana, número 70 en ciencias y matemáticas.

(Un analista de la OCDE explicó que no dio resultados para Argentina en general porque el bajo número de colegios participantes no permitió obtener resultados estadísticos robustos).

BBC Mundo habló con Andreas Schleicher, director de educación de la OCDE y coordinador de las pruebas PISA.

Schleicher detalló cinco cambios que América Latina debe introducir para mejorar sus resultados en las pruebas de la OCDE.

ENCARAR LA DESIGUALDAD, EL GRAN “MASTODONTE”

Pueden mejorarse muchas cosas en la educación en América Latina. Pero Schleicher asegura que hay un “elefante en la sala”, un problema grave y dominante del que pocos hablan.

“Ése problema es la desigualdad, y a decir verdad, la desigualdad en Latinoamérica es en su mayor parte diseñada“, dijo Schleicher a BBC Mundo.

“Básicamente, si vienes de una familia con recursos vas a un gran colegio, tal vez privado, te gradúas, y luego el gobierno te da mucho dinero cuando ganas uno de los escasos lugares en las universidades públicas. Te irá bien”.

Si vienes de una familia pobre acabas en una escuela en desventaja, con profesores menos preparados, rara vez tendrás la oportunidad de una educación superior o acabarás en una institución privada de poco prestigio pagando por tu cuenta para obtener un título mediocre“.

Los ejemplos de Perú y el estado de Ceará

Schleicher señala que “muy pocos países en América Latina tienen el coraje de encarar estas desigualdades”.

Chile lo está intentando con muchas dificultades. Y me impresiona lo que está haciendo Perú, donde están poniendo a los colegios públicos y privados en un mismo plano, de forma que las escuelas privadas no puedan también recibir dinero público. Deben elegir. Creo que es un enfoque valiente”.

Me impresionó mucho lo que están haciendo en Ceará. Si una escuela es mejor recibe más dinero, pero debe usarlo para ayudar a otra escuela con malos resultados".

Andreas Schleicher

Les doy un ejemplo, en China, si eres vicedirector de un colegio muy bueno y quieres convertirte en director, tienes primero que probar tu capacidad dando un giro de 180 grados a un colegio con problemas".

A %d blogueros les gusta esto: