Tertulias literarias y juegos pedagógicos con padres voluntarios son parte del proyecto educativo.

“Como ahora me he jubilado, puedo hacer lo que quiera y me gustan los viajes, voy a viajar durante dos meses por Colombia y Ecuador”, dice Joseba Garay Nafarrate, un vasco que durante toda su carrera se desempeñó como orientador escolar, en la comunidad autónoma de Extremadura (España).

Garay ha dedicado su vida a la educación, así que al pensionarse sabía exactamente lo que haría con su tiempo: “el contenido principal de mi viaje es conocer las experiencias de Comunidades de Aprendizaje que se están llevando a cabo en Colombia y Ecuador”, comenta el educador español, a las afueras de un salón en un colegio público, en Guasca (Cundinamarca).

Como parte de su viaje pedagógico por Colombia, Joseba Garay ha compartido con los estudiantes, profesores y papás de la Institución Educativa Departamental El Carmen, en actividades del mismo programa que lo motivó a cruzar el océano Atlántico: Comunidades de Aprendizaje. Le contamos de qué se trata este proyecto, cómo se ha implementado en Colombia y cómo usted puede contribuir a esta causa.

El proyecto

En el 2014, Colombia conoció Comunidades de Aprendizaje (CDA), una iniciativa que se ha aplicado en países como España, Italia, Chipre, México, Brasil y Argentina, y busca mejorar la calidad de la educación a nivel mundial. El proyecto brinda oportunidades a niños de diversos contextos geográficos y culturales, para aprender más y mejor, en un entorno colaborativo.

CDA nació de una serie de investigaciones a cargo del Instituto Crea de la Universidad de Barcelona, con financiación de la Unión Europea. Una de ellas se llamó “Includ-ed: Estrategias de inclusión y cohesión social de la educación en Europa” (2006-2011), y estudió los sistemas educativos de ese continente para proponer estrategias de mejora y herramientas que se pudieran aplicar en todos los países del mundo.

Entre esas herramientas se obtuvo las tertulias literarias, en las que los estudiantes leen un libro o ven un video para luego compartir sus ideas y reflexiones al respecto. Esta estrategia fomenta la participación y fortalece la expresión oral y la comprensión lectora de los niños involucrados.

Otra de las medidas propuestas se conoce como grupos interactivos, los cuales se forman con cuatro a cinco estudiantes y un docente o padre de familia voluntario. En estos se realizan actividades lúdicas para aprender y practicar temas de lenguaje, matemáticas y otras asignaturas, lo que permite optimizar el tiempo de aprendizaje y distribuir el trabajo, explica Mauricio García, formador y líder de CDA en el municipio de Guasca.

Implementación en Colombia

Las tertulias y las sesiones de grupos interactivos son, justamente, las actividades en las que Garay Nafarrete ha participado junto a los estudiantes de la Institución Educativa El Carmen (sede El Carmen). Cuando se realizan, las aulas abren sus puertas para los padres de familia que quieren aportar como voluntarios: “el trabajo es importante, pero hay que estar pendiente de los hijos y de su educación”, dice William Chapetón, un papá que pide permiso en su trabajo como ayudante de construcción, para asistir al colegio y participar en los grupos interactivos.

Como esta institución, otros 105 colegios en Cundinamarca, Atlántico, Antioquia, Valle del Cauca, Caquetá, Putumayo y Santander le han dado la bienvenida al programa. Es decir, ya son más de 25.000 niños beneficiados y casi 1.000 docentes capacitados en CDA para promover el diálogo igualitario, la formación escolar de padres de familia y la autogestión para lograr cambios en infraestructura, convivencia y calidad académica.

El proyecto se financia con las ventas de la línea ‘Creer Para ver’ de Natura Cosméticos, que de acuerdo con la coordinadora de sustentabilidad de la compañía, Marcela Maduro, ofrece útiles escolares y otros productos por medio de sus consultoras. Además, la Fundación Empresarios por la Educación aporta recursos y se encarga de la implementación en los colegios.

Expectativas

Las actividades que Joseba Garay, William Chapetón y Marcela Maduro han presenciado en la Institución Educativa El Carmen son una forma de celebrar los nueve años de la línea ‘Creer Para Ver’ de Natura, que se está renovando para llegar a más compradores, y por tanto, ayudar a más escuelas.

“Lo que más nos gusta es que jugamos, aprendemos y a la vez compartimos con nuestros familiares”, dice Keiner Díaz, de diez años, cuando le preguntan por su experiencia. Mientras tanto, los estudiantes, profesores, padres de familia, coordinadores y promotores de Comunidades de Aprendizaje en 104 colegios más, son optimistas frente al crecimiento del proyecto.

Antes de planear sus visitas a escuelas en otras regiones del país, Joseba Garay reafirma una convicción que ya tenía: “De toda mi experiencia profesional, Comunidades de Aprendizaje es el proceso más transformador de una escuela y su entorno que haya conocido”.

Por: REDACCIÓN CARRUSEL
*Por invitación de Natura Cosméticos

Artículo tomado de: El Tiempo.com