La Red de Liderazgo Educativo se organiza a través de una estructura de nodos niveles de conectividad. Estos últimos corresponden a las relaciones, contactos, interacciones o vínculos posibles que dan forma a la Red. Cuadra, Garay, Hevia y Malero (2019) identifican dos tipos de relaciones posibles, la instrumental y la expresiva. La instrumental, definida por el intercambio de conocimiento, soluciones, recursos u otros para el logro de objetivos compartidos. De esto se infiere la existencia de formas de reciprocidad y beneficio mutuo en las que, tanto los individuos como el colectivo obtienen ganancias de su participación; además, es posible identificar la red como un instrumento o herramienta para la recuperación y reestructuración del conocimiento. En cuanto a la expresiva, se entiende como la forma de relación en la que las interacciones propenden por brindar soporte emocional, siendo el caso de las redes de apoyo.  

Para la Red, las dos formas de relación antes descritas son convergentes y complementarias al comprender como sustento de las interacciones, los intercambios recíprocos sustentados en relaciones de confianza que, además de ofrecer conocimientos, también brindan posibilidades de sostén afectivo y emocional a los miembros de la Red de Liderazgo Educativo.  

Por su parte, los nodos generalmente pueden comprenderse como puntos de conexión de varios miembros que confluyen, se encuentran e interactúan gracias a una característica vinculante compartida, siendo este un primer nivel de conectividad. Dicho en otras palabras, un nodo es un grupo de personas que se reúnen, dialogan, comparten experiencias y reflexionan alrededor de un tema que los convoca. Ahora bien, estos nodos pueden establecer relaciones e interactuar entre ellos, lo que otorga un segundo nivel de conectividad; así, ambos niveles se articulan para configurar la Red de Liderazgo Educativo, para explicar lo dicho se presenta la figura 2 en la que pueden apreciarse los niveles de conectividad.  

La estructura de la Red de Liderazgo Educativo se ha volcado en los siguientes tipos de nodo: generadores, territoriales, de equipos de Secretarías de Educación y de miembros de la Fundación. Los nodos generadores son agrupaciones de líderes educativos dadas por la necesidad de comprender problemas educativos comunes y contar con herramientas y conocimientos formales para el abordaje y la transformación de la realidad. Para ello se emplean varias estrategias: webinars con expertos temáticos y diálogos entre pares, mentoría de Directivos Docentes, disposición de recursos en línea para la gestión y el liderazgo escolar, directorio de capacidades y una agenda académica que incluye: un encuentro nacional de carácter anual de la Red de Liderazgo Educativo, y la definición de un conjunto de temas por los que los miembros del nodo pueden optar. Este nodo es abierto a cualquier integrante de la Red, se concibe como un punto de encuentro, diálogo, intercambio y profundización en temas de interés para los diversos líderes educativos, siendo este su criterio vinculante. 

Los nodos territoriales, son agrupaciones de líderes educativos, concretamente conecta a rectores, directores rurales, coordinadores, directores de núcleo y supervisores de un territorio, quienes, por su proximidad geográfica y de rol, comparten preocupaciones e intereses comunes sobre la educación en el territorio y buscan generar incidencia en la política pública. 

Por su parte, los nodos de los equipos de las secretarías de educación son agrupaciones de líderes intermedios que, por su interés compartido de contribuir al desarrollo de las condiciones de la prestación del servicio educativo en su territorio, se vinculan para fortalecer sus capacidades personales, orientadoras, estratégicas y técnicas (liderazgo intermedio) a partir del intercambio de conocimientos, experiencias significativas que favorecen el acompañamiento a los establecimientos educativos. 

Finalmente, el nodo de miembros de la Fundación es la agrupación de integrantes de Empresarios por la Educación, que se reúnen periódicamente con la finalidad de explorar desafíos comunes y descubrir nuevas soluciones a problemas del sistema educativo por medio del intercambio de conocimiento y experiencias significativas que fortalezcan el aprendizaje colaborativo.  

En conjunto, el trabajo articulado, conectivo y propositivo en y entre los nodos materializa los beneficios de la Red de Liderazgo Educativo. Por un lado, los nodos trabajan alineados con los intereses de los planes de desarrollo territorial y generan propuestas que son apoyadas por las secretarías, quienes, a su vez, pueden consultar al nodo respecto a alternativas, análisis y el abordaje de situaciones del hecho educativo en el territorio; por el otro, el papel estratégico del liderazgo ejercido por equipos de las secretarías aumenta la capacidad de los establecimientos educativos al generar condiciones para que estos mejoren sus posibilidades de calidad. De esta manera, la Red crea un círculo virtuoso que favorece el mejoramiento del sistema educativo colombiano, esto se expresa mejor en la figura 3.   

Pin It on Pinterest

Share This
× ¿Cómo puedo ayudarte?