Memorias: La gestión escolar y el papel del directivo docente en el sector educativo en época de emergencia

El pasado 9 de septiembre en el marco de los pre-conversatorios regionales gestados por los miembros de Nodo Norte de Santander, Óscar Aldana Martínez, Rector de la IE Julio Pérez Ferrero y Alonso Anavitarte Manrique, Rector de la IE Divina Pastora; lideraron este encuentro virtual para reflexionar sobre la gestión escolar y el papel del directivo docente en el sector educativo en época de emergencia.

El encuentro virtual contó con la participación de 40 directivos docentes de diversas instituciones educativas donde compartieron sus experiencias, acciones y prioridades en medio de la pandemia. El conversatorio contó con el acompañamiento de José Eliécer Ortiz, Líder de Calidad Educativa de la Secretaría de Educación de Norte de Santander.

De esta forma y dando apertura al conversatorio, Pablo Emilio Rincón, rector del Colegio Club de Leones, inicia la conversación planteando la pregunta ¿Qué y cómo evaluar en tiempos de pandemia?.

Pablo Emilio mencionó las acciones realizadas al interior de su colegio teniendo en cuenta la premisa del cuidado y el autocuidado dado que la situación está muy difícil para la gran mayoría de personas, padres de familia, estudiantes y profesores y partiendo desde ese punto de vista,  se priorizó el cuidado de los niños, niñas, jóvenes y adolescentes. Realizaron ajustes en el plan de estudios para trabajar menos intensidad horaria dándole prioridad a algunas áreas, hicieron ajustes de 1° a 3er grado en que las áreas de matemáticas y lenguaje son fundamentales y se tomaron como áreas transversales e integradoras de las otras áreas de conocimiento y con actividades específicas en artísticas y educación física para que los niños y niñas lograran desarrollar procesos importantes para la edad. Asimismo y debido a los cambios de los últimos meses, la institución decidió cambiar el sistema de evaluar con el propósito de evitar que los niños y niñas se estresen más, así como evitar incrementar la carga a los padres de familia y docentes que han tenido que trabajar jornadas muy extendidas; durante la evaluación se ha priorizado las competencias socioemocionales (resiliencia, empatía, servicio) por encima de las competencias básicas, aprendizajes para la vida enfocado en lo que se está aprendiendo en esta época.

Por su parte, Pedro Julio Pezzoti, rector de la IE San Francisco de Sales, compartió su visión sobre los maestros, a quienes ve como los grandes héroes para el manejo de esta situación pues han pasado del manejo del marcador a la experticia del manejo del computador y acompañamiento virtual a los estudiantes. En su institución, decidieron tener dos cortes de año, es decir dos entregas (julio y diciembre) con el fin de que los niños y niñas y sus padres no sientan la presión por la perdida del año escolar. La institución educativa decidió no dejar a ningún niño repitente, y se le pidió a los maestros valorar lo que los niños y niñas hacen cambiando el sistema de evaluación de 1 a 5 y modificándolo de 3 a 5. Para el 2021 se tiene previsto revisar debilidades en los estudiantes y reforzar aprendizajes. 

Pedro Ureña, rector del IT Padre Manuel Briceño Jáuregui, comenta a los asistentes que esa pregunta tiene una respuesta muy simple y sencilla de responder, ¿Qué evaluar? Lo que he enseñado y, ¿en tiempos de pandemia qué he podido enseñar? Es la primera pregunta que tiene que hacerse el maestro, ahora, ¿Cómo evaluarlo?

Menciona además que el cambio fue repentino, comenta que todos quieren decir eso que comparte Pedro Pezotti, evaluar competencias para la vida, competencias socioemocionales, pero el maestro no se quiere apartar de su condición de los ejes temáticos, porque el ICFES en noviembre va a preguntar, cómo se soluciona un problema de química, física. Por un lado les dicen a los directivos que hagan una evaluación flexible, formativa, cualitativa y por otro lado las exigencias se mantienen y vuelve a la pregunta, ¿Qué evaluar? Les ha dicho a sus maestros, repasen lo que han visto en las condiciones del niño. El gran trabajo que han realizado en su comunidad es hacer el llamado de llegar vivos hasta diciembre por que no lo van a reemplazar.

La participación de Clemencia Garnica del Colegio Eustorgio Colmenares Baptista, complementa las intervenciones realizadas anteriormente, apostándole a algo más, comentando que ha sido un trabajo duro para los maestros, aunque se ha tratado de capacitar y de sensibilizar. Comenta que la exigencia que hace la Secretaría de Educación en el área de Calidad no tiene en cuenta que las instituciones no son iguales, los entornos son diferentes, que existen periferias y se deben presentar acciones acordes a los contextos. En su caso, el profesor es exigente en que debe hacer llegar la evidencia, pero comenta que hace un llamado a los maestros informando que no todos tienen conectividad (por estar cerca a la cárcel modelo es imposible) y los otros sectores marginales también, tienen problema de conectividad. El objetivo es hacer conciencia y hallar maneras de llegar a los niños y niñas pues algunos, son hijos de recicladores, trabajan en Abastos desde muy temprano y están prácticamente solos, entonces al hablar de qué aprendieron académicamente, ella cuestiona lo que han aprendido. La rectora se encuentra trabajando con los coordinadores y docentes para que se refuerce en el primer semestre de 2021 las falencias de este año atípico y el segundo semestre fortalecer lo nuevo que deben aprender los estudiantes. Concluye que se debe evaluar de acuerdo a las condiciones en que las familias viven y que ellos (los docentes) conocen muy bien.

Durante la sesión, los rectores y rectoras compartieron cada uno su manera de ver y entender la escuela en este tiempo de pandemia. Al finalizar, los participantes encontraron que son más las coincidencias que tienen como directivos docentes que sus diferencias en cuanto al trabajo que vienen desarrollando. 

 

 

 

Categorías

Pin It on Pinterest

Share This